Cómo preparar dorada a la sal

Hoy toca comer pescado, y he elegido unas doradas a la sal, un plato saludable, bajo en grasas, que se puede acompañar de una verduras salteadas o bien unas patatas también asadas al horno. Es una receta muy fácil, se hace solo, y para que unas doradas a la sal te queden perfectas solo tienes que controlar bien el tiempo del horno y seguir un par de consejos para que la dorada quede así de jugosa.

Por Ana Publicado: octubre 21, 2014

Hoy toca comer pescado, y he elegido unas doradas a la sal, un plato saludable, bajo en grasas, que se puede acompañar de una …

Preparación

  1. Para que la Dorada quede realmente jugosa, hay que dejarla entera, "sin limpiar", así, al permanecer el pescado entero y recubierto por la sal, todos los jugos se quedan en su interior y por eso la carne queda tan jugosa.
  2. Se pone el horno a calentar con calor arriba y abajo a 200º y mientras tanto se lavan las doradas bajo el grifo. En una bandeja de horno, se hace una nicho con sal y se acomodan las doradas bien escurridas de agua.
  3. Se cubren por completo con la sal, que se humedece un poco, se compacta bien la sal y se mete la bandeja en el horno. Se hornea de media hora a 40 minutos. Depende de cada horno, pero una señal de que puede estar en su punto es cuando la sal se dora un poco por la superficie y se resquebraja
  4. Se saca del horno y se deja reposar unos minutos, y finalmente se rompe la costra de sal , y se limpia de piel y espinas la dorada para servirla en cada plato.
  5. Como todos los platos de horno, es importante conocer el propio horno, para controlar temperaturas y tiempo de horneado. Si te queda un poco cruda y no se desprende bien la piel y la espina centra, vuelve a hornearla de nuevo, ya sin sal, envuelta ene papel de aluminio, para que siga conservando los jugos.

    Ingredientes

    Espero que os guste

    14 comentarios en “Cómo preparar dorada a la sal

    1. Voy me has leído el pensamiento, los martes en casa toca pescado y la Dorada, como la lubina, son las estrellas de la mesa. Aunque me gusta ir al mercado sin nada prefijado, abierta a lo que me entre por el ojo, que siempre es todo.
      Esta dorada a la sal es una excelente propuesta.
      Nos vemos, Ana.
      Bsssss desde Almería

    2. Hola!
      Cuando dices “sin limpiar” quieres decir sin quitar las vÍsceras ?
      Sirve esto de “sin eviscerar” para todos los pescados a la sal ??
      Muchas gracias
      Ester

    3. Un truco para saber si la dorada está hecha es dejar una aleta sin tapar y el resto recubierto de sal. Cuando tiras de ella y se desprende, es que el pescado está listo!

    No se admiten más comentarios