Albóndigas con tomate.

A mi hijo le encantan, es un plato fácil y rápido de preparar, que congela de maravilla, por lo que no importa hacer cantidad y guardar para otro día, y son geniales para llevar en el tupper, porque resultan sabrosas y jugosas. Hoy las he preparado con la ayuda de mi nuevo juguete en la cocina, la Cooking Chef de Kenwood que facilita su preparación, como puedes ver en el video, y como no, la cocción final en la Cocotte de Le Creuset, que me tiene encantada.

Pero puedes hacerlas al modo tradicional, o usando el robot que tengas en casa.

Por Ana Publicado: junio 26, 2015

A mi hijo le encantan, es un plato fácil y rápido de preparar, que congela de maravilla, por lo que no importa hacer cantidad y …

Preparación

  1. En cuanto a los ingredientes, es importante tener en cuenta que si no tienes picadora de carne en casa, puedes pedirle al carnicero que te pique la pieza elegida. Eso sí, que sea carne recién picada.
  2. Para que las albóndigas queden jugosas, es importante que el pan rallado sea casero, porque el industrial es demasiado seco, casi harina. A mi me gusta que sea del día anterior, pero se puede rallar también pan fresco del día.
  3. Se mezclan en un bol todos los ingredientes de las albóndigas, carne, pan rallado, perejil, huevos y un poco de sal. También se le puede poner un poco de ajo picado, pero a mi me gusta mas poner el ajo en la salsa y no en la masa. En fin, eso va en gustos o en costumbres.
  4. Se reserva la masa de la albóndigas y se empieza a preparar la salsa de tomate. Se doran dos dientes de ajo en un poco de aceite, unos 50 ml, y cuando empiezan a bailar y están dorados, se añade el tomate triturado, se deja a fuego medio hasta que el tomate pierde el agua y queda una salsa concentrada de tomate. Si se hace en una sartén o una cacerola, hay que tapar porque de lo contrario se llenará todo de salpicaduras. Yo lo he hecho cómodamente en la Cooking Chef de Kenwood.
  5. Mientras se hace la salsa de tomate, se van formando las albóndigas, se impregnan o pasan por vino blanco y se fríen en una sartén con abundante aceite, y una vez doradas, se van pasando a una cazuela. Cuando están todas listas, se pone la cazuela al fuego, se añade el vino sobrante de formarlas, se deja que pierda el alcohol y se añade la salsa de tomate.
    Albóndigas con tomate
  6. Se sazona con un poco de sal y pimienta, y se deja unos cinco minutos al fuego, y listas para servir.
  7. Le sienta bien cualquier acompañamiento, patatas fritas, asadas o cocidas, arroz blanco, pasta... y eso si, imprescindible una buena barra de pan para mojar.

    Ingredientes

    Espero que os guste

    7 comentarios en “Albóndigas con tomate.

    1. Siempre he adorado las albóndigas con tomate. Son uno de mis platos favoritos, sin ninguna duda. De pequeña ya me volvía loca por ellas, y me encantaba tener la oportunidad de probar las que preparaban en casa de mis amigas para experimentar con nuevas variedades. Eran geniales 🙂
      Laura

    No se admiten más comentarios